10 abr. 2019

Una cultura ancestral arroja luz sobre la nueva tecnología

Esta representación del patrimonio cultural chino mostrará innovaciones para detectar vida extraterrestre y conectar rutas comerciales globales.

¿Qué tienen en común el radiotelescopio más grande del mundo, el sistema de mapeo global más avanzado y una red de transporte que pretende impulsar una revolución económica?

En menos de 560 días, todos estarán en exposición en el Pabellón de China con forma de lámpara, en la Expo 2020 Dubai.

El diseño marca el perdurable símbolo de la cultura china durante los últimos 5000 años y usará asombrosos espectáculos de luces digitales y tecnologías multimedia innovadoras para ayudar a representar la inteligencia, la unión, la prosperidad y la felicidad.

También mostrará todos los logros que definieron a la antigua China y la visión del país de “construir un futuro compartido para la humanidad”.

En un homenaje a los inventos chinos que tuvieron repercusión mundial, como el papel, la impresión de tipos móviles, la brújula y la pólvora, también exhibirá las tecnologías del país que darán forma al futuro.

Esto incluye el radiotelescopio FAST de China (el más grande del mundo, con un diámetro de 500 metros) que se encuentra en la provincia Guizhou del país y cuyas funciones incluyen la detección de señales interestelares de vida extraterrestre.

El pabellón también explorará los vehículos autónomos inteligentes que pueden compartir datos, tomar decisiones complejas y operar sin asistencia humana, y la alternativa al GPS en China, BEIDU, con capacidades de rastreo de geolocalización de precisión milimétrica.

Tal vez el objetivo más grande de China, no obstante, es la Iniciativa Belt and Road (BRI). Con frecuencia denominada la nueva Ruta de Seda, la BRI tiene como objetivo modernizar la conectividad regional al desarrollar nuevas redes de infraestructura en más de 70 países, lo que abriría una gran cantidad de rutas comerciales por tierra, aire y mar.

Todas las exhibiciones dentro del Pabellón de China combinarán los elementos chinos tradicionales con los conceptos arquitectónicos modernos y usarán materiales ecológicos para transmitir su visión de un diseño sostenible.

Con más de 4600 m2, el pabellón estará ubicado en el Distrito de la Oportunidad en la Expo 2020, que recibirá a 190 países en los EAU desde octubre del año próximo para una celebración global imperdible.