10 feb. 2020

Un portal hacia otro mundo

Los surrealistas portales de entrada a la Expo 2020 del arquitecto estrella Asif Khan son, en sí mismos, toda una experiencia

¿Cuándo una puerta es más que una simple puerta? En la Expo 2020, en manos de un arquitecto tan respetado como Asif Khan, la respuesta está en tres portales de entrada fascinantes, donde las puertas se convierten en metáforas, accesos y puntos de transición que son a la vez genialidades del diseño y trasfondo filosófico.

El célebre artista del surrealismo, Khan, la mente maestra de la arquitectura británica responsable de la esfera pública de la Expo 2020, ha conceptualizado y creado lo que será la primera imagen visual que saludará a millones de visitantes de todo el mundo cuando lleguen al emplazamiento de 4,38 kilómetros cuadrados.

Khan era anteriormente conocido por obras que incluyen el edificio más oscuro del mundo y MegaFaces, un pabellón con una fachada cinética en los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi en 2014, que utilizó 11 000 pantallas LED color para recrear el rostro de las personas que visitaron el edificio.

Sin embargo, ahora viene lo que Khan describe como su “mejor trabajo” hasta el momento. Presenta tres portales destacados, impresionantes y sorprendentes al enorme emplazamiento del evento. Estos crearán diferentes experiencias según la hora del día, jugando ingeniosamente con una infinidad de luces y sombras.

Los portales de la Expo 2020 —uno en la entrada de cada distrito temático (Oportunidad, Movilidad y Sustentabilidad)— son las puertas de entrada al Espectáculo más grande del mundo, el mayor evento que se haya celebrado en el mundo árabe.

Cada portal tiene dos puertas de 21 metros de altura y, al abrirse cada mañana, representarán un acto simbólico de que las puertas de la Expo 2020 se abren literalmente al mundo. Cuando los visitantes se van, esas mismas puertas llevarán de regreso al mundo 'normal', incitando a los visitantes a regresar a la Expo 2020 otro día.

Inspirados en la arquitectura de la mashrabiya árabe, los portales cuentan con una estructura que es, a la vez, una serie de planos bidimensionales, así como una configuración geométrica tridimensional, que se asemeja al logotipo de la Expo 2020 cuando se ve desde el ángulo correcto. El trascendental juego de luces, sombras y espacio tiene como fin transmitir a los visitantes que el mundo detrás de las puertas de la Expo es completamente diferente al mundo exterior. El tiempo antes de ingresar al emplazamiento es su pasado, mientras que el tiempo en la Expo 2020 es su futuro y, en un sentido más amplio, el futuro de todos, que rebosa de una anticipación emocionante.

Los tres portales, cuya instalación se completó en diciembre de 2019, se complementarán con una plaza de entrada diferente con flora y características temáticas que atraerán aún más a los visitantes.

La ingeniería de los portales es tan notable como su propuesta visual. Mediante un proceso único, se hilaron fibras de carbono de alta calidad y resina en hebras tan finas que podrían dar la vuelta al mundo 5000 veces si se colocaran de extremo a extremo. Sin embargo, esas hebras conservan la resistencia estructural para soportar un vehículo todoterreno (si surgiera la necesidad).

Nunca se ha visto nada similar en el mundo, lo que los convierte en el perfecto punto de contacto para los visitantes de la Expo 2020: una celebración única del arte, la cultura, la música, la arquitectura, la tecnología y una exhibición inigualable de la lucidez y los logros humanos.